Se trata de ajo de producción propia que pelamos, laminamos y deshidratamos a baja temperatura para así mantener intacto su sabor natural.

Para su uso se añaden 3 litros de agua por kilo de ajo deshidratado y se deja en remojo unos 15 minutos aproximadamente. Se escurren y se utilizan como el ajo fresco.

En el caso de cocciones que se realicen en líquido, el ajo deshidratado se añade directamente.

1 kilo de ajo deshidratado equivale a tres kilos de ajo fresco.

Formatos de venta

  • Cristal: 60 grs.
  • Plástico: 40 grs.
  • Bolsa: 10 kg.