Ha sido todo un descubrimiento. Y por partida doble, estos días hemos probado tanto el ajo como la cebolla negra. La cocina andaluza de siempre renovando su sabor